Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    15.02.2015

    Pepe Silva: San Luis de Quillota en dos palabras

    sanluis

    Acababa de abrir mi computador y apenas abrí Facebook - que como es de esperarse está lleno de hinchas canarios – me enteré de la decisión de José Silva de dejar sus labores en nuestra institución, debido a los problemas de salud propios de su edad. Este fin de semana será entonces recordado como el fin de una historia… y el comienzo de una leyenda.

    Decir “Pepe Silva” es decir San Luis de Quillota en dos palabras. El mítico aguatero del cuadro canario fue un reconocido jugador de finales de los 50 y la década del 60. Compartió camarín con jugadores históricos como Ricardo Storch, Carlos Millas o el negro Cubillos. Luego de emigrar al sur a jugar por otros equipos, volvió a Quillota y se retiró como jugador en 1970. Sin embargo su amor por San Luis fue tan grande que se integró a la institución como parte del cuerpo técnico, siendo el mítico aguatero de los amarillos durante décadas. Hasta el día de hoy.

    Por su cansino andar han desfilado centenares de jugadores, decenas de técnicos y otros tantos dirigentes. Y es que el tiempo pasó y el único que ha permanecido ahí, firme como un roble, ha sido “El viejo Pepe”. El viejo y querido Pepe Silva.

    El 2012 se me ocurrió hacerle un pequeño homenaje a través de KnariosTV. Fui a su casa, conocí su living, un verdadero museo amarillo, compartimos sus recuerdos, llenos de gloria, de alegrías y penas, pero por sobre todas las cosas de amor canario. Y es que Pepe es de esos canarios cuya vida ya está fundida con nuestros colores; es de aquellos que cuando perdimos un fin de semana no duerme bien. Aquella vez me confesó emocionado que cuando subimos el 2009 lo celebró casi una semana y que cuando bajamos a tercera estuvo 4 días sin pegar una pestaña.  Hablamos del estadio, escenario de más de la mitad de su vida y de todo lo que significa para él. De sus sueños y anhelos de volver a ver a San Luis en la primera división.  No puedo dimensionar ni siquiera un poco lo difícil que debe ser para él renunciar a su gran amor; y es que estoy seguro que si de el dependiera, realizaría el mismo ritual que pude compartir con él hace poco más de dos años hasta el día mismo que su corazón dejara de latir.

    Muchas veces nosotros entramos en discusiones tontas sobre quién es más hincha canario. Y es que esa carrera la tenemos perdida por décadas y décadas ante el viejo Pepe. Porque Pepe Silva, amigos míos, es simplemente San Luis de Quillota resumido en dos palabras.