Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    13.04.2015

    Cábalas (y presentimientos)

    san luis
    (Por Luis Alberto Montenegro)

    He de confesarles algo, amigos míos.

    A diferencia de lo que sintieron muchos hinchas canarios, el domingo desperté con una profunda sensación de paz. De seguro muchos de nosotros no pudieron dormir la noche anterior, pero yo lo hice de la forma más plácida posible. Y el domingo desperté temprano, con esa misma sensación. Y con la misma sensación me bañé, me puse la camiseta amarilla, el buzo, tomé mi cámara y partí al estadio. En tranquilidad absoluta.

    Soy un tipo de cábalas. De cábalas y mufas. Y por lo mismo es que esta semana no quise ir al banderazo. Ni escribí tanto en redes sociales como para otras ocasiones. Recordé nuestro último banderazo y como perdimos en Talcahuano, aunque un par de fechas después igual levantamos la Copa del Apertura. Por lo mismo no quise mufarme a mi mismo. He de confesarles que el día domingo, antes de emprender rumbo a Valparaíso, estaba intranquilo, como presintiendo que algo podía salir mal. Y ese día venía cabizbajo, pateando la perra todo el viaje de vuelta hasta que un amigo me recordó que soy el último que puede perder la esperanza. Y tenía razón.

    Sacando fuerzas de flaqueza preparé mis palabras de aliento a nuestra hinchada. Y comencé a creer en ellas. Y el martes, cuando en el Show de Goles todos nos dieron por muertos, dije con fuerza “ganaremos el domingo”. Y mágicamente, mis nervios desaparecieron, y apareció la convicción.

    Esa misma convicción que sentí hoy apenas me desperté, apenas puse un pie en el estadio, y que sentí cada vez que se me cruzaba alguien y le decía “hoy ganamos”. Porque seguí mis cábalas y por sobre todas las cosas, porque tenía el presentimiento que sería una fiesta y que tendría un final feliz.