Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    09.05.2013

    ¡Ganar es lo único importante!

    ¿El gordo Bogado diciendo que tiene ganas de enviar a San Marcos de Arica a la Primera B? Tal vez necesita entusiasmar a su fría hinchada que abandona a su equipo cuando andan mal, o tal vez quiere ofrecer venganza por que fue Arica quien envió a Iquique a Tercera División el 2002. Pero Bogado desconoce que desde el año 2008 Arica no pierde en casa con ellos, y que en los últimos seis encuentros el equipo de San Marcos no ha sabido de derrotas ante su clásico rival.
    Bogado debería prometer menos y jugar mas. Preocuparse de ganar la titularidad en su equipo y ayudarlo a salir  del penúltimo lugar de la tabla de verdad, ¡de la oficial!, y no de esa tabla ponderada inventada para que solo cuatro equipos disputen el descenso.

    El ambiente que por estos días se vive en Arica es el típico de los clásicos. Es decir,  la barra por un lado provocando a los jugadores e hinchada vecina, y éstos prendiendo como pasto seco. En materia futbolística, el equipo goza de buen ánimo y confianza a partir de los dos últimos resultados positivos, como es el triunfo ante Rangers en casa y el empate con sabor a triunfo ante Palestino. En este último, demostrando esa garra ariqueña que lamentablemente ha estado ausente en casi todo el campeonato.

    Por otra parte,  el equipo cambió su horario de entrenamientos a la misma hora del partido, esto es a las tres de la tarde del día sábado. Dicho sea de paso, un horario que sólo acomoda a los descomedidos encargados del Plan Estadio Seguro. Pero más allá de eso, podemos decir que el profesor Luis Marcoleta dispone de casi todo el plantel, queriendo privilegiar, al momento de armar la titularidad a los jugadores más experimentados y con experiencia en clásicos con los vecinos, porque para todo el equipo y la ciudad que sabe de la rivalidad Arica-Iquique, reconoce que ganar no es lo más importante… ¡ganar es lo único importante!

    ¡Aguante Arica querido!