Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    15.05.2013

    ¡Vamos Arica que se puede!

    Se nos fue un clásico más entre Arica e Iquique, y aunque el resultado de empatar a un gol no fue el que queríamos como hinchada y el que necesitaba el equipo, los datos duros nos dicen que ya van ocho partidos oficiales en que Deportes Iquique -aún con una  planilla de jugadores que nos supera fuertemente- no nos puede ganar.  Así, las amenazas del Gordo Bogado de anotar un gol y enviarnos a la B se quedaron solo en eso, en amenazas. Y así también, vemos el cuadro iquiqueño sigue siendo penúltimo de la tabla oficial y que su pobre hinchada celebró un empate. Insisto, a pesar de tener un plantel rico en nombres y sueldos, como para pasarnos por encima, Arica no esta descendido y mantiene sus opciones vigentes hasta la próxima fecha.

    Pero las cosas no están fáciles para San Marcos, el margen de error se achicó a cero. Toda opción pasa por ganar los dos encuentros que quedan (con Antofagasta y la UC), para así terminar este torneo chanta y centralista, que requirió de dos tablas para definir al campeón y a quienes deberían pelear la opción de mantener la categoría.

    Esta semana ha sido de las calculadoras,  de las planillas Excel y de las simulaciones de resultados. En lo personal no soy de andar sacando cuentas, le creo a varios hinchas expertos que hay en mi ciudad y son generosos en compartir por redes sociales las alternativas que le quedan a San Marcos.

    ¿Que si el equipo esta preparado para jugar bajo presión? Estimo que sí. Ahora, que lo haga bien es otro tema. Sin embargo, la fiel hinchada ariqueña, esa que  no abandona nunca al equipo, la misma que se quedó después del partido alentando a los jugadores, la que  ha acompañado al equipo a pesar de los bajos resultados, la de la cuarta mejor asistencia a los estadios de Chile… se prepara para ir en masa el Regional de Antofagasta, porque el aguante por nuestro equipo nunca será moda, sino un sentimiento mucho mas profundo y sincero llamado ariqueñismo.