Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    27.05.2013

    A San Marcos sí se le respeta

    arica uc

    Terminó el campeonato de transición 2013 del fútbol chileno y tenemos como flamante campeón al equipo de Unión Española y -por contraste- al descendido cuadro de San Marcos de Arica. Los análisis vendrán en su  momento, sólo destacar que tal como lo dije en la columna anterior, la hinchada ariqueña y el equipo del Santo no iba a permitir que otro equipo se diera el gusto de dar una vuelta olímpica en nuestra casa, como ocurrió el año 85 con Cobreloa campeón y con el triste recuerdo de estar condenados a una maldición de 27 años en el ascenso.

    El encuentro de ayer estuvo cargado de emoción y fui  testigo de cómo el exceso de confianza que se expresaba en la risa burlona y en amenazas de goleada que me hicieron algunos fanáticos cruzados que llegaron al Dittborn con los que me crucé en el trayecto al estadio,  se transformaron  en  pena y llanto de éstos. Hinchas  que  antes de comenzar el partido gritaban a coro: ¡Son de la B,  son de la B! como si nadie en Arica lo supiera o no lo hubiéramos asumido.

    Provocaciones de la Cato hubo muchas. Aparte de las burlas y las declaraciones de su capitán en la semana, la propia salida a la cancha de la UC  contribuyó a hacer subir los ánimos, ya, que hizo esperar al equipo ariqueño y a los jueces del cotejo, primero, yendo a saludar a su barra en el sector sur del estadio y luego posando para los fotógrafos y solo al final yendo a saludar de acuerdo al protocolo FIFA. Todo esto no hizo mas que provocar a los jugadores de Arica, que se puso como principal objetivo bajarle los humos a un plantel que no respetó y miró sobre sus hombros al rival, porque a San Marcos sí se le respeta.

    De las irresponsables declaraciones del ex San Marcos Michael Ríos, poco que decir. Sin fundamento y casi respirando por la herida, declaró que el cuadro ariqueño jugó como el “Barcelona”, de seguro “motivado económicamente” para ganar. Habladuría barata, penosa y hasta ridícula; como si lo correcto hubiera sido que el equipo de Arica jugara desmotivado para perder. La falta de profesionalismo y  de compañerismo de Ríos con colegas de su misma profesión hace que hinchas cruzados,  bastante mas ilustrados que él, compren esas declaraciones y a través de las redes sociales rematen diciendo que los jugadores de Arica “se vendieron por plata para ganarnos”. Sin validar ninguna de las tonteras de Ríos, igual me surge la pregunta: ¿De cuánto era el premio para los jugadores de la UC por salir campeón?, ¿Acaso ese premio no es una motivación económica para ganar?

    La guinda de la torta la puso el capitán cruzado, que comenzó pechando al central ariqueño Daniel Mustafá antes de comenzar el partido y que terminó declarando que ¡No conoce y nadie conoce a Mustafa! Obvio que no lo conoce, nos dimos cuenta que no supo quien era, como también nos dimos cuenta que no prepararon el partido contra San Marcos revisando videos y analizando al plantel ariqueño, porque si lo hubieran hecho habrían sabido de las condiciones del central argentino y se hubieran enterado lo difícil que  era superarlo por arriba y por abajo. De eso se dieron cuenta en la cancha cuando no llegaba la goleada prometida. Al final, y de seguro en la intimidad del camarín del vicecampeón, no se van a olvidar de Daniel Kabir Mustafá.

    Este  último partido en casa nos dejó con una sensación especial, si bien el resultado fue otra  derrota 2-1 en casa, donde a pesar de jugar nuevamente bien, otra vez no supimos abrochar el resultado;  la fiel hinchada del Bravo se retiró conforme con lo demostrado en cancha y nos deja una señal que hay equipo, que hubo actitud en este último partido y  que al equipo de San Marcos se le debe respeto, sobre todo en el mundialista.  El retorno a la serie de honor no es un proyecto imposible de lograr y ahí estaremos los fieles hinchas, como siempre rompiéndonos el alma para que así sea.