Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    15.10.2013

    El SIFUP llama a paro ¿Y los deberes de los jugadores cuándo?

    sifup
    (Por Juan Rodrigo Arcaya Puente)

    Mientras espero con ansias el último partido de las eliminatorias esta noche, y que también es la última opción para que Chile clasifique directamente al mundial de Brasil 2014, no deja de preocuparme la amenaza de paro que hace el SIFUP respecto a la situación que vive el club San Marcos con los jugadores que fueron desvinculados una vez que el Santo perdió la categoría en Primera A.

    El SIFUP convoca a esta paralización del fútbol chileno argumentando una grave amenaza a los contratos de trabajo de los jugadores de fútbol, ante la decisión Club San Marcos de Arica de desvincular a 10 jugadores de su plantel profesional, demandando la causal de “Necesidades de la Empresa”, fundado en una supuesta “racionalización” de su plantel profesional, causal hasta ahora respaldada por los tribunales competentes en la materia.

    No voy a negar el tremendo respeto y admiración que tengo por la mayoría de los jugadores profesionales del fútbol chileno, por ejercer esa tan linda profesión que muchos quisimos alcanzar de pequeños sin mediar si teníamos o no las condiciones deportivas para hacerlo. Tampoco voy a ocultar el gran respeto que tengo por la labor sindical y el gran trabajo que hace Carlos Soto en defender los intereses de gremio. Sin embargo, no deja de molestarme la actitud amenazante de un sindicato que aparece y se pronuncia solo para defender los “derechos” de los jugadores profesionales, pero guarda silencio cómplice cuando se trata de exigir los “deberes” de un jugador profesional. Porque nunca he visto al SIFUP pronunciarse cuando jugadores son sorprendidos en actos de indisciplina que afectan el rendimiento deportivo y obviamente afectarán los económicos del club-empleador- que los contrató. Para eso el SIFUP nunca ha estado.

    Solo espero que se llegue a un buen acuerdo para todas las partes, pero no es justo que se apunte con el dedo a San Marcos de Arica, un club que aún sufre por su corta estadía en Primera A solo por confiar y elegir a un grupo de jugadores que no estuvieron a la altura de lo que la más fiel y mejor hinchada de provincia esperaba.