Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    24.12.2013

    Primer objetivo no logrado, ahora a ascender

    hincha arica
    (Por Luis Alberto Bustos)

    Terminado el torneo de apertura San Marcos de Arica finaliza cuarto en la tabla de posiciones con 30 puntos, ocho menos que el líder y campeón San Luis. Queda la sensación que se pudo haber hecho algo más, tomando en cuenta que la inversión realizada es la segunda más cara en la historia del club estando en la Primera B. El cuánto inviertes no te garantiza alcanzar objetivos. A veces, con poca inversión se logran grandes cosas. Lo importante es saber invertir, y eso es algo en donde el club ha fallado en más de alguna ocasión.

    Los pocos puntos que cosechó el bravo en los seis partidos previos al duelo con Lota (sólo tres unidades de 18 posibles) influyeron bastante para que el equipo no terminara más arriba en la tabla. A pesar de que antes de esta mala racha no se mostraba un gran juego, el equipo aunque sea sacaba resultados a punta de garra y corazón, aspectos que no se vieron en esos seis malditos partidos.

    En síntesis, no se consiguió el primer objetivo trazado para esta temporada: ganar el apertura. Varios fueron los factores que hicieron que sucediera esto, entre ellos están las graves lesiones que sufrieron jugadores importantes del equipo; las malas condiciones con que se realizaron viajes a grandes distancias; algunas decisiones técnicas que varios no entendían porqué se llevaban a cabo; la histórica falta de un real compromiso y voluntad de parte de las autoridades locales hacia el club; el no haber podido usar siquiera un mismo equipo en más de dos encuentros (se utilizaron 18 alineaciones diferentes en 19 encuentros disputados); partidos que no se jugaron a nada; y la falta de un trabajo dirigencial serio y profesional, en donde el peso de todo no se lo lleven 2 o 3 personas como ha ocurrido siempre, ya que hay varios que van a puro calentar el asiento y a figurar.

    Lo más destacatable en San Marcos durante este semestre fueron los debuts del defensor Sebastián Fernández (que mostró un buen desempeño en los tres partidos que le tocó ingresar de titular) y el delantero José Durán (que sumó algunos minutos en el partido ante Lota). Además, es importante considerar que fueron citados al banco de suplentes otros jugadores de las divisiones inferiores como el portero seleccionado nacional sub-15 Zacarías López y el defensor Gonzalo Rojas, nominado a la rojita sub-20. Estos jugadores y otros canteranos, más Augusto Barrios y Christopher Singer, tienen el importante desafío de seguir trabajando y rindiendo en la cancha para que de una vez por todas los jugadores de casa se ganen un puesto fijo en el primer equipo, y así se deje de traer a tanto jugador casi retirado o apuesta que terminan siendo plata botada por el club. Para esto también hay que apuntar en invertir un poquito más en las divisiones inferiores, tanto en infraestructura, implementación, y gente profesional a cargo. Alguien así como al que teníamos hace muy poco y que no se le supo reconocer su trabajo: Rafael Celedón. Ojalá que con los referentes e ídolos que nos quedan del 2012 no ocurra lo mismo.

    Dentro del plantel hay un grupo de jugadores que se nota que quieren a esta camiseta, o al menos que demuestran un profesionalismo y compromiso con el club. Ese tipo de jugadores tienen el respeto ganado de toda la hinchada ariqueña. Es de esperar que en el clausura se sumen muchos más jugadores a esta lista privilegiada a costa de garra, sudor, y entrega por estos colores.

    En general la campaña de San Marcos en el apertura no fue mala. Se terminó 4to, pero con el gustito a que se pudo haber terminado más arriba. El problema es que al hincha se le ilusionó diciendo que este equipo iba a estar siempre en los primeros lugares, por lo que el haber perdido la opción de campeonar varias fechas antes de que terminase el torneo fue una gran decepción.

    El apertura ya es pasado. Ahora hay que enfocarse en el torneo de clausura y corregir los errores cometidos durante este semestre para que así podamos alcanzar el objetivo mayor trazado a principio de temporada: lograr el ascenso. La fe sigue intacta ¡¡Vamos los bravos!!