Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    24.01.2014

    San Marcos y el estadio son de la gente

    estadio arica
    (Por Luis Alberto Bustos)

    Encuentro ilógico que la Municipalidad de Arica crea que es prudente cobrarle a San Marcos $7.500.000 pesos por cada partido que juegue en el Estadio Carlos Dittbon. Es cierto, hoy San Marcos de Arica es una S.A.D.P., pero pese a todo es el club que representa a la ciudad y que hace vibrar a miles de ariqueños. En 36 años de historia nunca se le cobró un peso al club ¿por qué ahora si?

    San Marcos de Arica es más que una S.A.D.P. La celeste es el club de los ariqueños, de la gente, de los 2.500 fieles que están siempre presentes en el estadio. San Marcos es el equipo del joven que hace malabares para juntar la plata de la entrada, y a la vez en tiempos electorales es el equipo del candidato político por si no lo recuerdan.

    Pasar de Club Deportes Arica a San Marcos S.A.D.P. fue una obligación. No había escapatoria, de lo contrario el fútbol profesional hubiese desaparecido de la ciudad.

    Para el ariqueño que no vive en Arica el día que San Marcos visita su ciudad por 90 minutos pareciera que el sector asignado para la hinchada ariqueña se ha convertido en una isla de la ciudad. Quizás algunos no tienen ni idea de cómo se llaman los jugadores o de cómo va la campaña del equipo, pero van al partido porque ven a San Marcos como algo propio, algo que mágicamente los transporta al morro, al Cerro La Cruz, a la Maipú Oriente, a la 11 de Septiembre, a la Tucapel, al agro, o a cualquier rincón de nuestra región.

    Afortunadamente yo he tenido en varias ocasiones la oportunidad de acompañar a San Marcos fuera de la ciudad. En todos esos viajes cuando ariqueños (sin saber yo que lo son) me ven con la camiseta celeste se acercan a saludarme como si uno fuera un conocido de toda la vida. Es emocionante ver como esos coterráneos se sienten más cerca de nuestra tierra cantando el himno de la ciudad fuera de ella. El Arica siempre Arica se escucha fuerte y conmovedor, como diciendo: aquí estamos, somos ariqueños, algún día volveremos amada tierra. Esa es la sensación que provoca en ellos la presencia de San Marcos.

    El club ha contribuido enormemente al fortalecimiento de la identidad ariqueña ¿se imaginan a la ciudad sin un equipo de fútbol profesional? Sin ir más lejos, el 2012 con la obtención del ascenso tras 27 años la ciudad entera celebró. Ese logro se convirtió en una válvula de escape para todos los ariqueños que se vieron defraudados y decepcionados con los políticos de la ciudad tras el caso de corrupción municipal.

    Desde la década del 90 que el club ha tenido que lidiar con los problemas económicos debido a la falta de apoyo de las empresas privadas y a las gestiones dirigenciales que nunca se escapan de ser criticadas por los hinchas. Justamente hoy estamos pasando nuevamente por una crisis económica. Luego de haber esperado tanto tiempo por la entrega del estadio la municipalidad sale con la idea de querer cobrarle al club por su uso. Me parece pésimo que después de todo lo que genera San Marcos en los ariqueños el club tenga que pagar por utilizar un recinto que fue creado por la recordada Junta de Adelanto para que la ciudadanía disfrute del deporte.

    Si la municipalidad está tan interesada en que San Marcos deba realizar un pago por el uso del estadio, creo que demás se podría buscar una forma de retribución que no sea económica, sino más bien social apuntado a los jóvenes de nuestra ciudad. ¿Por qué no comprometer a San Marcos en realizar todas las semanas talleres o clínicas de fútbol en los distintos establecimientos educacionales de la ciudad y en poblaciones? Pensar en realizar distintas actividades en conjunto entre el club y la municipalidad es algo que ayudaría a fortalecer el deporte en los jóvenes, y así por qué no volver a tener en unos años más un equipo con varios ariqueños en el plantel estelar. Creo que ese tipo de paga sería mucho más productivo para la ciudad, como así también para el mismo club.