Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    31.07.2014

    El Santo va por sus primeros tres

    sanma

    Después del auspicioso debut del Santo contra el campeón vigente, donde el Bravo se hizo respetar en las tribunas y en la cancha, logrando un empate pese a un penalcito que sólo a Colo Colo le cobran, la impresión que dejo San Marcos fue buena. Si pensamos que se trata de un equipo que terminó de conformarse sólo días antes del debut y que prácticamente no tuvo pretemporada, cabe esperar que con los primeros partidos encuentre el estilo de fútbol que el Nano Díaz querrá mantener durante el campeonato.

    Con un empate contra el cacique y una goleada tres a cero a Iquique por Copa Chile, donde el Bravo le perdonó la vida y le pudo haber dado una goleada histórica a nuestro eterno rival, la hinchada agarró un optimismo por lo que se venía, basados principalmente en el buen juego demostrado en estos dos primeros encuentros.

    El costalazo fue fuerte, el Bravo después de ir ganando uno cero con un golazo del venezolano Emilio Rentería, que tuvo demás para ser elegido como el mejor gol de la fecha -de no ser por la “objetiva” mirada de los comentaristas que solo buscan el rating televisivo- vino literalmente la lluvia que aguó por completo el buen fútbol mostrado por San Marcos.

    Después de un viciado empate, donde al portero Carrizo le hacen un tacle deslizante y lo dejan en el suelo ante la permisiva mirada del árbitro Franco Arrué -que se hace el desentendido- y cobra el empate chillanejo. Lo que vino fue peor, la desconcentración tal vez por no estar acostumbrado a jugar con lluvia hizo que Montesinos de palomita, solo frente al arco y después de un tapadón de Carrizo, pero sin auxilio de la defensa para el rebote, pusiera el 2-1 y final del partido.

    Mención aparte la expulsión del Guatemalteco Marcos Ciani, que por no aguantar dos fuertes patadas, que le tiraran la camiseta y hasta le tiraran el pelo, se quiso cobrar justicia él mismo, ante la desidia del juez Arrué, que si tuvo ojo y descriterio para ponerle de inmediato la tarjeta roja al provocado y no al provocador. Pero Arica tendrá que acostumbrarse a estas situaciones, no es primera vez ni tampoco la última que ocurrirán y tal vez el profe Fernando Díaz deberá reforzar en los muchachos la inteligencia emocional para superar estas situaciones.

    Lo que se viene es más difícil aún, el sábado llega el invicto Unión Española que viene al Dittborn por los tres puntos. Pero el Bravo tiene preparado otro desenlace: Quedarse con el primer triunfo del campeonato y empezar a sumar de a tres para alejarnos del fondo de la tabla ponderada para descenso que mete susto sólo a los equipos chicos.

    Vamos Bravo querido, que equipo y fútbol tenemos para empezar a ganar, gustar, y porque no decirlo empezar a golear.

    ¡Aguante Arica!