Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    02.12.2014

    Peleando contra el racismo y la maldita ponderada

    rente

    Partamos con el clásico del norte, que tuvo ribetes de escándalo por lo acontecido en el mundialista. Lo primero que quiero decir es que en el fútbol y sobre todo entre barras, existen códigos que se respetan por sobre cualquier rivalidad deportiva. Por ejemplo cuando falleció la hija de Boris Rielof de Iquique,  la barra de Arica solidarizó con el jugador y respetó un emotivo minuto de silencio en su honor. Esto porque se sabe que las “responsabilidades” de una cierta rivalidad no son individuales -de los jugadores- sino que  son asociadas a años de competencias en todas las disciplinas entre ariqueños e iquiqueños. Los tratamientos de “Huecos” y “Llamos” son históricos, anecdóticos y siempre tuvieron un límite. Las ofensas raciales a un jugador en específico son muy diferentes y rompen los códigos de cualquier barrista e hincha del fútbol. Pero si súmamos las expresiones en cancha de Fernando Astengo, del presidente del club y después del Alcalde de Alto Hospicio, las cosas cambian de color.

    Como termina esto aún es un misterio. Lo que sí se sabe es que la ANFP dio por terminado el partido otorgando  los tres puntos al Bravo y haciendo justicia deportiva de lo que ocurría en cancha antes de la suspensión, donde el Santo estaba mucho más cerca del dos a cero, que de Iquique empatarlo.

    Posterior a eso se supo del castigo a O’Higgins que aún  reconociendo el error de parte de su hinchada y pidiendo las disculpas públicas,  fue sancionado a juga una  fecha a puertas cerradas. Se viene fuerte, entonces,  la sanción a Iquique, que lejos de disculparse, las declaraciones y “excusas” se convirtieron en noticia nacional e internacional.

    En ese sentido, la ANFP ya fue advertida por los órganos internacionales del futbol que  estarán muy atentos a como resuelve este tema y erradica de una vez por todas esa fea costumbre que se ha instalado en los termocéfalos hinchas del futbol. El racismo debe estar fuera de una Asociación que se precia capaz de organizar una gran Copa América y  postular a organizar un Mundial de Futbol.

    Lo que vino después para San Marcos se podría indicar como una historia repetida. Un desconcentrado Bravo, que estuvo toda la semana en los noticieros por las razones expuestas, llegó al mal cuidado césped del Dittborn para recibir a un aplicado equipo de Huachipato, que se dedicó a presionar desde el área rival, no dejando a San Marcos armarse en el medio campo y obligándolo a salir mediante el pelotazo que nunca pillo bien ubicado a los punteros Rentería y Harbottle. El cuadro acerero aprovechó dos jugadas claves para poner un dos a cero en el primer tiempo y aguantar el 2-1 en el segundo, con la complicidad de la  falta de precisión y finiquito  hasta el pitazo final.

    Tres puntos menos para el Bravo que se vuelve a complicar en la maldita tabla ponderada, sobre todo porque termina la primera parte -campeonato 2014- y en mayo se definen quienes son los tres últimos para perder la categoría. Obviamente que el Bravo no será uno de ellos.

    Este fin de semana se termina el campeonato con el cuadro itálico, habido también de los tres puntos para estar sobre la línea de flotación. Kenny Mamani lo tiene claro, sabe de la importancia de este partido, y de lo lindo que sería celebrar las fiestas de fin de año, teniendo al Bravo fuera de peligro, y comenzando el  próximo 2015 con fuerza y vigor para pelear cosas grandes que Arica merece. Ahí estaremos, como siempre y donde siempre.

    ¡Aguante Bravo querido!