Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    19.02.2015

    Bravo querido: Así te quería ver

    san marco
    (Por Juan Rodrigo Arcaya Puente)

    No esperaba una gran cobertura en los distintos medios capitalinos y menos en el programa que muestran los goles de la fecha el domingo en la noche. Y la verdad es que no me equivoqué, porque destinar sólo 60 segundos para mostrar y comentar lo que hizo el Bravo en la desteñida cancha del estadio de La Cisterna es harto poco. ¿Cómo lo sé?, porque estuve ahí secándome en La Cisterna con más de 200 hinchas ariqueños que llegaron de todas partes del nivel central para poner aguante, como siempre lo hacen, y seguir al santo y su gran actuación contra el equipo “sensación de la prensa centralista”, Palestino.

    Desde el primer minuto no hubo sorpresas en el cuadro ariqueño. Fernando Vergara puso al mismo equipo que se ha mantenido invicto jugadas ya las 7 fechas del campeonato. Sin embargo la actitud un poco soberbia y displicente de jugar con un equipo alternativo le costó caro al técnico Pablo Guede, pero cuando trató de arreglar las cosas haciendo tres cambios iniciado el segundo tiempo, el daño estaba hecho.

    El Bravo jugaba a un nivel superlativo que le significó ir ganado merecidamente dos a cero en el primer tiempo y aumentar a dos más en el segundo. Finalmente un cuatro a cero que dejo felices a toda la hinchada ariqueña que seguía el encuentro por la radio y a los doscientos hinchas celestes que llegamos al municipal de La Cisterna para comprobar el gran nivel de juego que tiene al Bravo, encumbrado en el segundo lugar de la tabla general y a solo 3 triunfos de olvidarse para siempre de la maldita ponderada.

    La próxima fecha San Marcos recibe a un viejo conocido. Vuelve a pisar la cancha uno del Dittborn el cuadro cruzado, que en su última visita no lo hizo con buenos modales, como por ejemplo el termocéfalo de Michel Rios que se fue denunciando a los colegas de profesión de San Marcos de haber recibido “incentivos por jugar bien”, como lo oyen (o leen), por jugar bien.

    La cosa es que esa vez, el llanto y la decepción de los hinchas de la UC fue mayor, ya que no pudieron ganar por goleada, como si fuera posible, y finalmente vieron a la distancia como el cuadro rojo de Unión bajaba su séptima estrella, dejando nuevamente a la UC en segundo lugar.

    Esta misma UC es la que vuelve al Dittborn, la que nos ganó 2-0 en el Apertura con goles más viciados que amor de reality, pero esta vez viene bajo la conducción de uno que sabe, el comandante Mario Salas.

    El Santo este campeonato lo está jugando con pantalones largos, y aunque los medios no nos pesquen ni nos den como favorito a nada, la hinchada se toma las cosas con calma y sabe que la misión de esta temporada es zafar de cualquier peligro del descenso, y de ahí, solo de ahí ir pensando en cosas grandes.

    Como siempre de la mano de la hinchada y de uno que sabe cómo es Fernando Vergara, podemos seguir encumbrados en lo alto de la tabla, que es ahí donde siempre te quise ver Bravo de mi vida.