Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    25.05.2013

    Donde el Curi se define todo

    hinchas

    Conversando con mi viejo recordábamos cuando fui de viaje de estudios en octavo básico. Fuimos a la playa en una micro rural de aquellas que dan de baja en la capital y llegan a jubilar a la provincia con adornos anacrónicos del tipo “Jesús es mi copiloto” y un escorpión (mas alacrán yo creo) inmortalizado en la palanca de cambios, a lo más Parque Jurásico. El destino final fue Tongoy . Antes pasamos por el Parque Nacional Fray Jorge, ahí donde los zorros, todos con GPS, comen galletas y pan con lisa ofrecidos por los visitantes.

    Fue un viaje de ensueño, a pesar de que yo era del grupo de los ñoños. Sí, de aquellos que participaban de los festivales folklóricos año tras año. Recuerdo que en Tongoy disfrutamos de pescado frito con agregado y muchos helados. Además, yo ostentaba orgullos mi regalo de graduación de octavo básico:  un flamante Tetris con 666 juegos… del terror.

    ¿A qué viene todo esto? A que el domingo el Campanil juega el encuentro de vuelta por la final del campeonato de la primera división B contra Curicó Unido. Complicado, como toda final que se precie de tal. El marcador está demasiado al justo y jugamos de visita en el Bicentenario La Granja. Pero tenemos fe, solo un triunfo nos basta para coronarnos campeones. Y esta vez las radios nacionales sí transmitirán la final, porque para semis y la final de ida quedé con los crespos hechos.

    El domingo a las siete de la mañana saldrán dos buses desde la Casa del Deporte en Concepción y regresarán a las seis de la tarde (según la información oficial) repletos de hinchas, los foreros, la gran hinchada de nuestro campanil, compuesta principalmente de estudiantes, funcionarios y más de algún académico de nuestra casa de estudios.

    Espero lleven buen vituperio para tener garra y voz en el encuentro que es al mediodía. Les recomendaría a los de la puerta seis del estadio de Collao un desayuno basado en proteínas y carbohidratos, harto huevo duro y ave mayo. Y para empujar: leche con chocolate. Y a forma de cábala, dejen las tortas (aunque debo decir que mejores son las de La Ligua) para saborear el triunfo y -dada la hora- tomen una buena Pilsen. Seguramente será un viaje alegre, tal como el de mi gira de estudios en octavo básico. Yo, a todo esto, lo seguiré como siempre por la radio.