Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    24.06.2013

    Fútbol es cultura

    Uruguay, histórico campeón, la selección más laureada de la

    Los tiempos corren, y muy rápido. Y el negocio futbolístico no está ajeno a ello. Un ejemplo de esto es la Copa Chile, un campeonato transversal donde se incluye a equipos tanto del fútbol profesional, semi profesional y amateur. Una fiesta de integración abierta a todos los estratos de nuestra comunidad, una fiesta cultural.

    Y esta torneo no ah estado exento de sorpresas. Deportes Ovalle, por allá por el 2009, casi arrebata el título a una inspirada Universidad de Concepción, que de paso, ese fue el primer título que orgulloso ostenta el campanil. Un Deportes Ovalle que siendo de la Tercera División despachó vía penales a Coquimbo Unido, Cobresal, Colo Colo y Huachipato para perder la final.

    Organizaciones futbolísticas (para no decir equipos, ya que tras la oncena titular subyace un gran grupo de personas, valores, espíritu deportivo y social) que sin pretensión alguna compiten, con, solo el ánimo de competir hicieron historia. Para nombrar algunas, está aquella oncena asociada a una planta de revisión técnica en la Perla del Norte y el equipo de Rapa Nui que enfrentó a Colo Colo en una fiesta que nos transportó cual libro de García Márquez a un mundo de fantasía, relajo, alegría y lleno de historia.

    ¿Por qué la ANFP ahora, excusando razones de programación, limitó la Copa Chile a sólo primera y primera división B? No estoy para cuentos, creo se debe exclusivamente a asuntos relacionados con el dinero, contratos publicitarios y televisivos. Por lo tanto, se desvirtúa completamente el espíritu de la Copa Chile (llamémosla Copa ANFP )… Un argumento más para la separación de la ANFP del Organismo de Fútbol Olímpico de Chile.

    Bueno, siempre mirando el vaso medio lleno, el Campanil se enfrenta en el grupo que con propiedad lo podríamos llamar el de la Octava Región, equipos de peso y con historia. Será entretenido: Huachipato en las Higueras, Villa San Martín y la Denavi Sur. Naval de Talcahuano en El Morro, complicado reducto: por ahí cerca del restaurant La Aguada, pase a servirse un ponche de picorocos. Y por último la lamparita, el nunca bien ponderado, pero sí querido Lota Schwager, de por allá donde se pela el ajo, siempre con dignidad. Y Obviamente nuestro querido Campanil que no necesita presentación alguna.

    Así, aunque el asunto va cada vez peor, este grupo en particular nos dará una linda fiesta deportiva. Y si lo mira con buen ojo, es una ruta gastronómica ideal. ¿Cómo se vería estimado lector atacando por la banda izquierda un chupe de jaibas en Talcahuano, enfrentando una línea de cuatro conformada por tortillas al rescoldo y candola en Lota y terminar por goleada los noventa minutos con una pichanga caliente en Concepción?

    La invitación está hecha, no diga que no se lo conté.