Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    21.10.2013

    A veces es necesario huir

    udec
    (Por Rodrigo Tapia Peña)

    “Una vez por semana, el hincha huye de su casa y asiste al estadio”. Así comenzó Eduardo Galeano el cuento El Hincha, ese mismo, el hincha de la Universidad de Concepción debe huir a 66 kms de su casa, y esta vez no por un capricho dirigencial sino por un bien mayor, Concepción será subsede de la próxima Copa América y el estadio “Alcaldesa Ester Roa Rebolledo” está en obras de remodelación para ser el anfitrión de lujo del certamen.

    “¡Que sacrificio!” dicen algunos. Si, tremendo sacrificio, pero plenamente justificado. Yumbel fue la comuna elegida, la calidad de la cancha, la buena acogida del público, la campaña anterior en ese recinto, son los argumentos para la elección, pero todos sabemos que no es eso, es una cuestión netamente económica, no sale a cuenta arrendar el estadio CAP para partidos “Clase B”, además con el Morro también en reparaciones y la cancha del Federico Schwager no calificando ni para futbol amateur hay que salir nuevamente de la provincia.

    Este fin de semana fue la prueba de fuego para el Municipal de Yumbel, el rival era O´Higgins, equipo que arrastra mucha gente y el partido era televisado en directo por el CDF, al final del día las cuentas eran más o menos alegres, la transmisión no tuvo inconvenientes y las medidas de seguridad funcionaron, parece que tenemos Yumbel para rato. Es cierto que es difícil viajar tantos kilómetros, que debemos invertir más tiempo y dinero, pero los invito a ver el vaso medio lleno, Yumbel nos recibe con los brazos abiertos, hasta el momento se ha jugado con el estadio a plena capacidad, el Mote con Huesillo es rico y barato, el costillar y el estofado de Los Hornitos de Yumbel son inigualables, de todos los partidos jugados allí solo hemos sufrido dos derrotas, es decir, con la aislada última derrota la campaña ha sido buena, quizá pecamos de exigentes si pedimos que el lugareño salte y cante en el tablón alentando, no les nace aún, pero nos agradecen que les llevemos fútbol profesional apoyando con su asistencia, no dejemos solo en el canto el “siempre yo te sigo a todas partes”.

    El partido del sábado era distinto, enfrentábamos a uno de los líderes del campeonato, al que venía mostrando el mejor juego del Apertura, nosotros soñábamos con meternos en zona de liguilla y acortarle puntos a los de arriba, los resultados y el juego mostrado hasta ahora nos decían que era posible, por lo mismo días antes comenté; “el sábado sabremos para qué estamos en realidad, O´Higgins es un equipo de verdad”, nunca pensé que nos encontraríamos con un equipo tan mezquino, el que llegó dos veces en el primer tiempo y marcó, y que se fue al descanso con una ventaja inmerecida, las acciones fueron sumamente parejas en la primera parte.

    En el segundo tiempo la presión de O´Higgins bajó, haciendo crecer a la Universidad de Concepción, quien aprovechándose del bajo nivel rancagüino dominó casi por completo el complemento, aunque llegando al área rival a veces con más amor propio que claridad en el juego, aún así hizo ver muy mal al líder, en definitiva nunca vimos los pergaminos del equipo del que todos los especialistas hablan, la TV nos vendió a O´Higgins como un equipo ultraofensivo, pero cuando sintió que El Campanil se le venía encima Berizzo no dudo un segundo en enviar a todo su contingente a defender la mínima diferencia, ¿lo podemos criticar por eso? Parece que no, hizo su negocio.

    Una derrota siempre está en los cálculos, más contra un equipo que viene invicto jugando de visita, pero esta dolió, dolió por como se dio, por lo injusto que puede ser el fútbol a veces. Al final luego de 30 segundos del pitazo no quedó más que pararse y aplaudir a los Auriazules, hoy tenemos algo que habíamos perdido, eso es la actitud, a este equipo no le acomoda perder y si a eso le sumamos el juego mostrado es más probable que estemos peleando arriba que en aquellos puestos que casi nos estábamos acostumbrando los últimos años.