Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    25.11.2013

    Los del Campanil no aprendieron de los errores

    udeconce
    (Por Rodrigo Tapia Peña)

    No todo estaba tan bien, ni ahora todo está tan mal. Estamos molestos, no me atrevo decir desilusionados, creemos-creíamos que podríamos hacer lo mismo que el 2003 cuando debutamos en Primera A y de inmediato clasificamos a una Libertadores. Este semestre vimos cerca la posibilidad de pelear esa oportunidad en la liguilla, liguilla que hoy se ve muy lejos. Convengamos que la posibilidad de estar entre los cinco mejores del Apertura no la perdimos contra Unión Española, siempre está dentro de lo previsible perder contra el actual campeón, la perdimos frente -entre otros- a Ñublense, La Calera y Huachipato.

    Lo del último fin de semana fue extraño. La mayoría de nosotros se hizo la idea y aceptó que nos sacaran de Concepción y que Yumbel será nuestro hogar hasta nuevo aviso, a cambio solo pedíamos que nos programaran un día y hora que no nos impidiera viajar, este viernes se jugó a las seis de la tarde. ¡A esa hora recién termina la jornada laboral!, ¿en qué estaban pensando nuestros dirigentes?, entiendo que la TV es todo poderosa y que gracias al CDF muchos de nuestros clubes subsisten; pero atendida a las condiciones particulares que en nos encontramos ¿era tan difícil hacer gestiones para que el CDF nos programara un mejor día y hora?, les aseguro que estas fueron nulas, otra vez los dirigentes olvidándose de sus hinchas.

    Sin contar el anterior descriterio y la dolorosa derrota, un poco antes del partido nos enterábamos por las redes sociales que el plantel viajó a Yumbel en un furgón, así como lo leen, en un furgón, de inmediato recordé aquella vez cuando Gustavo Lorenzetti denunciaba por Twitter que el bus que los trasladaba a Santiago no tenia aire acondicionado, el asunto llegó a casi todos los medios de comunicación, el Club Deportivo de la Universidad de Concepción fue blanco de merecidas criticas y risas del medio, esta vez sucedió lo mismo. ¿No aprendemos de los errores? Sucede que cuando ya muchos comentaban la “anécdota”, varios jugadores del plantel manifestaron que se lo tomaron con humor. Siempre es bueno tomarse las cosas con humor, pero me parece grave que otra vez el profesionalismo de un club deportivo, que se caracteriza por lo responsable, quede en entredicho por el eco que hacen estas situaciones. Al final, un fin de semana para el olvido para los dirigentes que hasta hoy no han dado explicación alguna.

    Estamos terminando el año mejor que lo que esperábamos, este plantel casi en su totalidad fue el mismo que jugó en Primera B, pero hace un par de semanas soñábamos con más, con la Liguilla, hoy estamos en la mitad de abajo de la tabla, pero no hay que desesperarse ni menos desilusionarse, Pablo Sánchez y su equipo ya sabe que está mal y sin duda lo remediará para comenzar de la mejor manera el 2014.