Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    13.05.2013

    Reviviendo fantasmas

    Después de conseguir tres victorias al hilo -dos de ellas ante equipos que pelean por no perder la categoría – y saber que ya no corría riesgo alguno de descender, Santiago Wanderers al parecer se relajó, lo que se tradujo en tres sendas derrotas. La primera de ellas fue ante el archi rival, por lo que dolió mucho, más aun considerando que se vio muy mal y fue sobrepasado por los de Viña.

    Con respecto a las dos últimas derrotas, estas fueron ante rivales con pergaminos, como lo son el actual puntero del campeonato y la última ante el actual campeón, que en el plano internacional se le vio bien pero que en la competencia local no había logrado reeditar lo hecho en el torneo pasado.
    Algunos podrán decir que estas derrotas estaban dentro de lo esperado, lo cual es comprensible y hasta aceptable, pero lo que no es comprensible y lo que el hincha del Decano no acepta, es la falta de entrega con la que se ha visto a ciertos jugadores del equipo, sobre todo en las tres últimas presentaciones; lo que no los tiene para nada contentos ya que si hay algo que siempre ha caracterizado al equipo del puerto es su entrega por los colores. Garra, fuerza, entrega, sacrificio, pundonor; todos estos son sinónimos de lo que representa vestir la camiseta de Wanderers y eso lo saben muy bien los jugadores de casa y su hinchada, por lo que el hincha de los caturros lo mínimo que exige es eso. De hecho, se han visto jugadores que no han tenido buenas actuaciones o que derechamente no son buenos con la pelotita en los pies, pero han sido apoyados por la hinchada debido a su entrega e identificación con el club.

    Ahora bien, no solo los jugadores son responsables del mal momento de Wanderers, sino también el DT, quien si bien es cierto no juega, también debería mostrar una actitud con la que se sienta identificado el hincha, la cual con el actual entrenador no se ve, ya que la mayoría de las veces se le ve “viviendo” el partido cómodamente sentado en la banca y solo se levanta para reclamar un cobro referil, pero de dirigir, alentar, aleonar a los jugadores muy poco. Raro, si se toma en cuenta que a Basay se le conoce en el medio por tener un carácter y personalidad fuertes. Estilo, ¿falta de identificación?, a estas alturas en realidad al hincha le importa muy poco, ya que al parecer se está cansando de esas actitudes y está haciendo saber su descontento a los regentes del club.

    ¿Y qué hay de los dirigentes? Bueno, ellos también tienen responsabilidad en esto, pero eso da para otra columna.

    En resumen, el mal momento deportivo de Santiago Wanderers trae a la memoria de los hinchas numerosas situaciones desagradables sucedidas desde que el club fue concesionado a la Joya del Pacifico, y que está claro ya no están dispuestos a seguir soportando.