Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    28.10.2013

    Tres puntos que ilusionan

    wanderers
    (Por Juan Enriquez González)

    Luego de la derrota frente a Universidad Católica el ánimo era de resignación, de un momento a otro la posibilidad de luchar en la parte alta se esfumaba y solo quedaba resignarse con terminar de la mejor forma el campeonato.

    Sin embargo con el correr de los días, analizando los resultados y partidos por jugarse, la opción de pelear un cupo en la liguilla pre Copa Libertadores volvía a ser un objetivo alcanzable, pero para confirmar esto era imperioso vencer a Universidad de Concepción, de otra forma el Decano se estancaba definitivamente en la tabla de posiciones.

    Una calurosa tarde de domingo quillotana recibía el partido entre caturros y penquistas, ambos cuadros con el mismo objetivo, los tres puntos para aspirar a meterse entre los cinco primeros equipos del campeonato.

    El primer tiempo fue bastante aburrido, nuevamente el DT caturro cargaba a Boris Sagredo a la banda izquierda para contrarrestar los ataques rivales por fuera, dejando al equipo sin un conductor. Lo que habíamos elogiado en los partidos frente a Unión La Calera, Everton y Ñublense, otra vez desaparecía, tal cual ocurrió frente a Universidad Católica en San Carlos. La situación era tan evidente que los únicos acercamientos al arco penquista fueron cuando Sagredo se centralizaba y mandaba un pase filtrado a los delanteros o apuraba el juego tocando de primera.

    Por su parte el rival apostaba a los desbordes de José Luis Jiménez y a su eje de ataque Gabriel Vargas, quien retrocedía unos metros en la cancha para juntarse con sus compañeros, el equipo jugaba para el.

    Con poco fútbol en mitad de cancha, un López Macri sin compañía, Pol algo desconectado del equipo y Cellerino yendo solo al sacrificio, para nadie fue una sorpresa que el primer tiempo terminara empatado a cero.

    El segundo tiempo comenzaba con un cambio de nombre, pero sin alterar el esquema de juego. Andrés Robles regresaba a las canchas sustituyendo a Agustín Parra, quien tenía tarjeta amarilla luego de una fuerte entrada sobre Jiménez, tarjeta que a la larga valió la pena ya que luego de su “encontrón” el veloz puntero no desbordó nunca más.
    Y la segunda fracción continuó con la misma tónica, pero con goles. Dos golazos que hicieron celebrar a los wanderinos presentes en el Lucio Fariña Fernández y los hacía soñar con un objetivo más ambicioso que mantener la categoría.

    Con la ventaja se vio lo peor de Santiago Wanderers, el equipo metido atrás con los volantes centrales en la entrada del área grande y solo apostando a un pelotazo largo que pudiese generar un contragolpe.

    Luego del descuento vino el sufrimiento, el Decano no tenía otra consiga que la de defender la ventaja y desde la banca no había respuesta a la situación confirmando la pésima lectura de los partidos que tiene el técnico Ivo Basay. Un par de tiros en los palos y varios centros cruzados despejados a medias asustaron a los hinchas caturros, si no se sufre no vale dijeron muchos por ahí.

    Se ganó sin jugar bien y con una cuota de suerte importante, pero con eso basta para ilusionar a una hinchada que hace tiempo no sabe que es ubicarse en los puestos de avanzada y hoy lo único que quiere es ver a su equipo terminar una temporada de buena forma.

    Para llegar a la liguilla no hay que pensar en sumar una cantidad determinada de puntos, ya vimos lo cambiantes que son las posiciones luego de la derrota frente a la UC, el pensamiento de los jugadores solo deber ser ganar el próximo partido, no adelantarse a lo que venga.

    En toda la era Basay el equipo ha tenido un defecto, cuando toca vencer para aspirar a algo mayor, se pierde. Juega en contra la ansiedad, la poca experiencia en instancias importantes y también el mal manejo del cuerpo técnico, el cual se caracteriza por desesperar a sus jugadores con tanto grito sin instrucción alguna y cambios sin fundamento. Pero de los errores se aprende, esperemos que esta vez el Decano si pueda darle una alegría a su gente en un final de campeonato.