Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    04.11.2013

    Basay repite su historia

    basay
    (Por Juan Enriquez González)

    La semana pasada cerrábamos el comentario del partido frente a la U de Conce de la siguiente forma: En toda la era Basay el equipo ha tenido un defecto, cuando toca vencer para aspirar a algo mayor, se pierde. Pero luego se apelaba a aprender de los errores cometidos, sobreponerse a los malos antecedentes y dar una señal de que este equipo si puede aspirar a objetivos importantes, por desgracia frente a Unión Española, se confirmó la regla general. Santiago Wanderers no solo perdió frente a Unión Española, sino que lo hizo jugando su peor partido en lo que va del campeonato, condicionado en gran parte por una pésima disposición táctica del DT acompañada nuevamente de una errada lectura del partido, seguramente muchos recordamos el Clásico Porteño perdido en el torneo de transición.

    Los mejores minutos del Decano en este torneo fueron de la mano del cambio táctico realizado en mitad de cancha, liberando a Ormeño de funciones de quite, centralizando a Sagredo como conductor y disponiendo tres delanteros con López Macri abierto por derecha. El equipo con esta disposición no arrasaba ni mucho menos, pero se creaba ocasiones de gol y tenía una idea de juego, Ormeño daba salida limpia descargando preferentemente por derecha y Sagredo buscaba del centro a la izquierda los piques al vacío de Pol y Donoso, nada espectacular pero al menos alcanzaba para ganar los partidos. Frente a Unión Española no se podía contar con Jorge Ormeño por lesión.

    ¿Quién fue el elegido por Basay para reemplazarlo? Andrés Robles, un jugador que solo ha rendido en un partido como volante de contención durante todo el año (Frente a Unión La Calera por Copa Chile) y que como antecedente inmediato traía un deficiente segundo tiempo frente a la Universidad de Concepción. Sin embargo hay otro problema, Andrés Robles no cumple la función de Ormeño como habilitador ya que naturalmente se retrasa en la cancha ubicándose al lado de Méndez, estorbando el trabajo de este en la contención. Andrés Robles es central, no tiene la velocidad ni la capacidad de quite para jugar en la mitad de la cancha, volviéndose un estorbo en esa zona. Sin recuperación en la mitad de la cancha el partido se volvía muy fácil para Unión Española, un cuadro que se caracteriza por privilegiar la tenencia de balón al momento de construir sus ataques, dominaba el partido a su gusto.

    Los problemas en mitad de cancha dejaban al equipo quebrado, López Macri no tenía un habilitador por su sector quedando totalmente huérfano, mientras que Sagredo, Pol y Donoso apostaban a arranques individuales que siempre terminaron chocando con un defensa rival, el gol del Decano fue un accidente. Por otro lado la defensa tampoco respondía, Luna nunca adoptó la posición de lateral derecho dejando un forado gigantesco en la defensa que venía a cubrir López Macri. Pese a que en el encuentro anterior el líbero argentino fue sobrepasado con facilidad por los jugadores de Universidad de Concepción, el técnico lo confirmaba en ese puesto teniendo como rival a un cuadro que busca el ataque por las bandas.

    ¿Se estudió al rival durante la semana? Al parecer no. Con la desventaja llegaron los cambios que no sirvieron de mucho, se hace ingresar a Toloza por López Macri y a Parra por Robles, armando un extraño rombo en mitad de cancha, Toloza por izquierda y Parra por derecha. El experimento funcionó un par de minutos con Toloza y Sagredo cargándole la mano al rival por la franja izquierda, pero no pasó más allá del minuto 60. El ingreso de Toloza no era por López Macri sino que por Robles, a fin de recuperar el esquema de las fechas anteriores. Se necesitaba un Ormeño en cancha, un jugador que diera salida limpia y pudiese asociarse con López Macri, pero Ivo Basay lo entendió de otra forma. Los últimos 20 minutos del segundo tiempos estuvieron de más, Santiago Wanderers parecía resignado frente a la falta de respuestas futbolísticas.

    ¿Qué más se le podía pedir a un equipo totalmente improvisado? Garra y actitud, puede ser, pero eso debe estar siempre en un jugador de fútbol que viste la camiseta de Santiago Wanderers. Para pelear los primeros lugares se necesita fútbol e inteligencia táctica, esto se tuvo durante unos partidos con los cuales se alcanzó a ilusionar al hincha, pero en el más importante, al igual que en el torneo anterior, el técnico se equivoca de forma grosera ofreciendo la peor versión de Santiago Wanderers. Es probable que se gane el partido siguiente, pero la historia indica que cuando llegue el momento de jugar un encuentro decisivo volverán los errores, la desesperación y la frustración, por el momento el Decano se queda en mitad de tabla.