Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    25.11.2013

    Camino a la liguilla…del descenso

    wanderers
    (Por Juan Enriquez González)

    Santiago Wanderers consiguió un triste empate sin goles ayer frente a Colo Colo en Quillota, estancándose ya definitivamente en la tabla de posiciones y mirando de reojo los puestos de descenso. Más allá de las estadísticas, lo preocupante es que el equipo no muestra ninguna mejoría en cuanto a su funcionamiento futbolístico.

    Pese al mal momento, los partidos frente a Colo Colo siempre han sido especiales para el wanderino, se toma casi como un clásico, y es que este encuentro es el legítimo heredero del clásico Valparaíso versus Santiago de comienzos del siglo XX. Desde que ambos clubes se enfrentan en la competencia local, para los porteños no solo están en juego los tres puntos sino que el orgullo de defender su identidad y no habérsela regalado a cambio de triunfos no correspondidos. Por lo mismo, ayer había ilusión de que los jugadores recordaran el club donde estaban jugando y salieran a jugarse la vida frente a los santiaguinos.

    Sin embargo, esta ilusión no pudo ser más fuerte que la penosa realidad actual del Decano. El equipo no tiene idea alguna de juego. De hecho, es muy difícil decir a qué juega Wanderers si uno observa sus partidos, ya que las llegadas al arco contrario se producen por algún arranque individual o una serie de rebotes ¿Primer responsable? Evidentemente Ivo Basay. El DT frente a Colo Colo volvió a cambiar la formación, improvisando un extrañado cuadrado en la mitad de la cancha que dejó al equipo totalmente partido.

    Se retrasó a López Macri a la mitad de la cancha desaprovechando su velocidad y poniendo en evidencia su nula capacidad técnica, por la izquierda Castillo se cargaba a la banda siendo anulado por el marcador albo. Es decir, se manda a dos jugadores a posiciones en las cuales ya existe certeza que no rinden ya que no pueden aprovechar sus cualidades, por desgracia ellos eran los encargados de generar el juego en el equipo, dejando como resultado obvio dos delanteros huérfanos y la incapacidad de los caturros para llegar al arco contrario.

    Por otra parte, nuevamente se dispuso a Ormeño a un lado de Méndez, restándolo de funciones creativas. Curiosamente, los mejores minutos de Wanderers fueron con el ingreso de Cisterna, donde se liberó a Ormeño y el capitán pudo pasar al ataque. No deja de sorprender también la situación de que se insista en algo que ya sabemos no da resultado y peor aún, no se repitan las fórmulas que sí fueron durante por un par de partidos.

    En delantera Pol jugaba solo, las únicas llegadas al área contraria eran gracias a un arranque individual suyo ya que Cellerino fue incapaz de ganar una pelota, un partido horrible del que se suponía era un refuerzo probado. Por desgracia Ivo Basay no llevó a ningún otro delantero a la banca y Gastón solo fue reemplazado al final del partido cuando Wanderers se decidió a aguantar el empate.

    Como puntos altos solo queda destacar a Viana y a la defensa, pero tampoco debemos pasar por alto el hecho que el rival no la exigió en demasía durante el partido y cuando atacaron con un mayor volumen el arquero caturro terminó luciéndose.

    Por otro lado hay un tema que es importante mencionar, Santiago Wanderers está muerto mentalmente, no hay que ser sicólogo para darse cuenta que el equipo no sabe qué hacer en cancha cuando es apurado o debe tomar la iniciativa. Penoso era ver cómo la pelota les quemaba en los pies y solo atinaban a tocar para el lado, casi como diciéndole a su compañero “tómala tu, yo no la quiero”, nadie se atrevía a encarar, rematar al arco o filtrar un pase por miedo a equivocarse.

    El daño que le ha hecho Ivo Basay a este equipo es tremendo y se refleja en los dos aspectos comentados anteriormente, hoy Santiago Wanderers no tiene juego ni tampoco actitud, hoy no tiene nada, pero pese a esto las declaraciones del técnico son pausadas como si todo estuviera bien. Alguien que no reconoce sus errores está condenado al fracaso. El problema es que en este caso el fracaso no es personal, sino que arrastra a un grupo.

    El partido frente a Colo Colo fue una muestra perfecta del Santiago Wanderers actual, quedan dos fechas para que termine el campeonato y de no sumar de a tres es muy probable que el equipo comience el 2014 pensando nuevamente en salvarse del descenso. En este escenario yo no me escandalizo por las palabras de Mauricio Viana y sus deseos de emigrar, finalmente es un profesional, y hoy jugar en Santiago Wanderers perjudica la carrera de cualquiera.

    Gracias dirigentes y cuerpo técnico por un nuevo año de fracasos.