Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    09.12.2013

    Otro año de fracasos

    wanderers
    (Por Juan Enriquez González)

    Santiago Wanderers finalizó su participación en el torneo de Apertura 2013 con un magro empate frente al Club de Deportes Antofagasta en la ciudad de Quillota. Un partido que nos resume a la perfección lo que fue el cuadro de Ivo Basay en la temporada que acaba de finalizar.

    Para comenzar debemos hablar de la disposición táctica del equipo en el campo de juego, una vez más se cambia el esquema confirmando la tendencia de que nunca hubo una idea de juego definida, esta vez se apostó por un cuadrado en la mitad de la cancha con dos volantes de contención, dos volantes de salida y dos delanteros. Ya resulta desagradable volver a mencionar los mismos errores, más aun cuando en un momento del campeonato se pareció encontrar la fórmula bajo la cual explotar al máximo las virtudes de los jugadores del plantel. Sin embargo el cuerpo técnico vuelve a confirmar su principal característica, la reiteración del error obvio.

    Jorge Ormeño se pierde jugando al lado de Sebastián Méndez, Jefferson Castillo no es un agente relevante jugando por la banda, los laterales son incapaces de formar sociedades con los volantes cuando rara vez pasan al ataque. Como durante todo el año la situación derivó en que el único medio de ataque fuera el pelotazo largo desde la mitad de la cancha buscando el pivoteo del centrodelantero o el arranque individual de Marcos Sebastián Pol.

    Al igual que en las últimas cinco fechas el gol caturro llegó de forma “accidental”, esta vez fue gracias a una pelota parada. Las llegadas al arco contrario mediante fútbol asociado no existen en el Wanderers de Ivo Basay.

    Luego tenemos el aspecto sicológico, es impresionante ver como los jugadores al llegar con pelota dominada a tres cuartos de cancha no saben que hacer con ella, más allá de Pol, quien muestra un nivel superior a la media del campeonato chileno, y algunos arranques de Boris Sagredo, el equipo se ve temeroso de filtrar un pase o encarar. Me estoy repitiendo, pero este ha sido el Wanderers durante todo el 2013. Ivo Basay y su cuerpo técnico destruyeron sicológicamente a este plantel, curiosamente antes un sicólogo trabajaba con ellos, pero el técnico estimó que no era necesario contar con sus servicios.

    Se puso como meta terminar dentro de los cinco primeros, se terminó en el lugar número trece. Se exigió ser protagonista en la cancha, pero más allá de un par de partidos los caturros siempre fueron un equipo de reacción, temeroso, esperando un golpe de suerte, un arranque individual o un error del rival. Finalmente se exigió avanzar en Copa Chile pero no se pudo pasar de primera ronda, con el agravante de perder los dos clásicos porteños y de muy mala manera.

    Frente a este escenario resulta impresentable y hasta insultante que se mantenga al cuerpo técnico en su cargo y más aun que se atienda a sus peticiones, como la de contratar a Alejandro Hisis quien cuenta como antecedente inmediato haber descendido a Deportes Puerto Montt a la segunda división profesional. Si no fuera poco la dirigencia promete pelear el campeonato, una burla para todos los que han presenciado los partidos del Decano durante este 2013.

    No se trata de ser fatalista, pero mirando el resultado del año 2013 no se puede proyectar un 2014 sino peleando los puestos de descenso. Solo se puede contar con cuatro refuerzos para la siguiente temporada, muy poco para superar los problemas que hay desde la banca.

    Cuando la cabeza anda mal el cuerpo no funciona, los problemas vienen desde la dirigencia que prefiere mantener números azules a apostar por el éxito deportivo de la institución. Confirman a un cuerpo técnico que fracasó en todos sus objetivos y no muestra indicios de cambiar su forma de trabajo. Frente a este escenario no se le puede pedir más al grupo de jugadores, al parecer el único festejo que se podría tener el 2014 es el de salvar la categoría.