Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    11.12.2013

    Ya no se respeta nada

    villarroel
    (Por Juan Enriquez González)

    Santiago Wanderers volvió a sorprendernos para mal. Cuando apenas nos recuperábamos del nefasto campeonato realizado por el equipo, aparece una nueva indumentaria que nos quita nuestros colores y para rematar la situación el día martes nos desayunamos con el forzamiento al retiro de Don Moisés Fermín Villarroel Ayala.

    ¿Por qué molesta tanto la situación de Moisés Villarroel? Si somos objetivos, Ivo Basay está en su pleno derecho de decidir que no quiere contar con el jugador para el próximo año. Además, el 15 no había sido aporte durante el 2013 y su edad ya le pasa la cuenta en cuanto a lesiones y velocidad de juego.

    Sin embargo, el fútbol comprende más aspectos que el desarrollo del partido y es acá donde Moisés Villarroel se vuelve fundamental, siendo el último gran referente de la institución y quizás el mayor ídolo de los últimos 15 o 20 años. Es el encargado de transmitir lo que significa jugar por Santiago Wanderers a los más jóvenes y a los que llegan de afuera, así como también entregar su experiencia en momentos complicados. Es quien aleona a sus compañeros antes de los partidos importantes, esos que él sabe jugar y sabe como quiere el hincha que se jueguen.

    No costaba nada conversar con el jugador y llegar a un acuerdo, tal vez un contrato por seis meses para que éste pudiese retirarse en el nuevo estadio o simplemente tener la decencia de comunicarle la decisión en su cara. El cobarde de Ivo Basay no fue capaz de decírselo y mandó el mensaje con la dirigencia. Por su parte los directivos, conociendo la situación, lo llevaron días antes a ser parte de la presentación oficial de la camiseta para el 2014, una que curiosamente Villita no podrá vestir. Tampoco debemos caer en el error de tener jugadores intocables, pero si hay unos que se han ganado el respeto con su trayectoria, y merecen un trato acorde a su historia, no se está tratando con un aparecido que vino por una temporada sin marcar época.

    Por otro lado, quien está forzando el retiro del jugadores es un técnico que fracasó rotundamente en esta temporada, no logró mostrar jamás una idea de juego, tiene una pésima relación con las divisiones inferiores del club, pese a que se dice formador. Y es despreciado por todo el pueblo wanderino debido a sus actitudes que son contrarias a todo lo que la gente puede esperar de un técnico caturro. Parece un mal chiste, quien debería irse está expulsando a un símbolo de la institución. Pena, rabia e impotencia es el sentir general.

    Esto no solo se trata de Moisés Villarroel, sino de las faltas de respeto reiteradas a nuestra historia, símbolos y colores. Como he dicho anteriormente, lo que hay hoy cada vez menos parece Santiago Wanderers. De continuar este curso de la historia, se ve un oscuro futuro para la institución.