Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    06.01.2014

    A puro Wanderers

    wanderers
    (Por Juan Enriquez González)

    Santiago Wanderers debutó con un gran triunfo sobre Huachipato en Quillota, mostrando un funcionamiento ofensivo que hacía tiempo los hinchas no veían por parte del equipo. Pese a que es solo un partido, ilusiona el nivel mostrado por los refuerzos: Leonardo Valencia y Matías Mier.

    En el debut había pesimismo por la continuidad de Basay y la tardía incorporación de refuerzos. Sumado a que no se realizó fútbol en el periodo de intertemporada, el hincha no sabía que esperar para el primer partido.

    Viana; Luna, Prieto, Robles, Opazo; Méndez, Ormeño, Valencia, Sagredo, Mier y Cellerino dibujando un 4-2-3-1 fue la formación elegida por Ivo Basay para el debut.
    Como es usual podemos dividir el partido en dos, una primera parte que va desde el minuto inicial hasta el empate de Huachipato en la cual Santiago Wanderers jugó muy mal, el equipo continuaba partido, Boris Sagredo era llamado a ser protagonista pero no tomaba la pelota y los laterales volantes no pasaban al ataque, como pasó durante todo el 2013.

    Luego del empate comenzó otro partido, al parecer los jugadores se olvidaron de las instrucciones del DT y se liberaron en la cancha. Mier y Valencia tomaron el control del juego, concentrando todos los ataques por las bandas. Santiago Wanderers apostaba a presionar, recuperar y salir en velocidad pasando por encima de los jugadores rivales, así llegaron los goles que permitieron controlar el partido.

    El segundo tiempo y pese a que el rival tuvo llegadas claras, bien contenidas por el arquero Viana; Santiago Wanderers mostró sus mejores minutos en mucho tiempo. Ormeño subió su nivel respecto al primer tiempo y Opazo pasaba al ataque constantemente apoyado en Mier, quien controlaba los tiempos por la banda izquierda. Valencia por su parte era pura velocidad y verticalidad, tomando el protagonismo como principal agente ofensivo del equipo en lugar de un desaparecido Sagredo, coronaría su gran actuación con un golazo de tiro libre.

    Ahora viene el “problema” de cómo agregar a Marcos Sebastián Pol y el nuevo “10″ a este equipo. La solución debe apuntar a la búsqueda de variantes, de no trabajar sobre una formación única, sino que aprovechar las variantes individuales para lograr variantes colectivas. Un equipo que quiere pelear arriba debe manejar variantes en ofensiva.

    Por corregir los problemas en defensa, Luna no rinde como lateral derecho y Prieto con Robles no se complementaron bien, urge un especialista por la banda o el regreso de Agustín Parra para aportar técnica y anticipación en la zaga.

    El equipo, sin  hacer un gran fútbol, jugó un gran partido. Y como le gusta al hincha wanderino, con velocidad, fuerza, empuje, buscando el arco contrario en todo momento. Lo curioso es que este estilo comenzó luego del empate rival, el cual motivó la reacción de los jugadores, cambiando su planteamiento inicial que parecían ser las indicaciones del técnico.

    Tomando en cuenta esta situación, al parecer el principal problema de Santiago Wanderers sigue siendo Ivo Basay. A quien catalogamos el torneo pasado como el mejor exponente del error obvio, es de quien más debe cuidarse el Decano, esperemos que el técnico haya aprendido de sus errores y esta vez sí logre aprovechar al máximo las potencialidades de sus jugadores en pos de un buen funcionamiento colectivo.

    Por ahora, de la mano de los jugadores y los refuerzos tenemos una ofensiva, a puro Wanderers.