Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    10.01.2014

    Ivo Basay y la tozudez

    basay
    (Por Juan Enriquez González)

    Luego de su auspicioso debut frente a Huachipato había mucha ilusión respecto a lo que podía realizar Santiago Wanderers en el presente campeonato. Se había mostrado buen ritmo y funcionamiento colectivo, sin embargo advertimos que sería iluso quedarse con dicha actuación y el equipo debía contar con variantes en ofensiva para superar a los distintos rivales.

    Para enfrentar a Audax Italiano el Decano repitió la formación que venció a Huachipato la fecha pasada, con la excepción del ingreso a última hora de Nicolas Canales por Gastón Cellerino, quien se desgarró antes de comenzar el partido. Las lesiones musculares siguen apareciendo y el preparador físico no dice nada.

    Pese a ser la misma formación el funcionamiento ni siquiera logró parecerse a lo realizado en la primera fecha. Durante el primer tiempo el equipo nunca logró llegar al arco contrario, el rival se dedicó a neutralizar a los volantes externos de los caturros para así cortar el funcionamiento ofensivo del equipo.

    Luego de ponerse en ventaja, Audax decidió esperar atrás y salir de contra. Fueron 70 minutos en los cuales Santiago Wanderers tuvo la cancha a su disposición pero apenas pudo inquietar al arquero rival en el comienzo del segundo tiempo. Los locales tenían neutralizado el circuito ofensivo de los porteños y obligaban a Jorge Ormeño a pasar al ataque y vestirse de habilitador.

    Frente a esta situación se espera que el DT, viendo que el planteamiento inicial no funciona, realice cambios de nombres y esquemas, que maneje variantes de ataque para llegar al gol. El problema es que en la banca del Decano está Ivo Basay, un tipo tozudo que no logra ver sus errores ni aunque los tenga al frente.

    Santiago Wanderers realizó dos cambios, el ingreso de Marcos Sebastián Pol por Nicolás Canales, lo cual no cambió en nada el partido ya que la idea de juego se mantenía y los centrales del equipo local no tenían problemas en anular al único delantero wanderino, Pol es un tremendo jugador, pero solo contra toda la defensa itálica no puede hacer mucho. El segundo cambio ya es para la risa, hace ingresar a Jimmy Cisterna (volante creativo) como lateral derecho al minuto 86 ¿Para qué? No lo sabemos porque, reafirmando su cobardía, Ivo Basay no habla con los medios cuando pierde.

    Lo dijimos luego del partido contra Huachipato, el equipo funcionó bien pero es necesario manejar variantes de ataque. En la primera fecha el equipo funcionó a la perfección contra un rival que dejaba espacios, en la segunda fecha el equipo desapareció frente a un rival que esperaba atrás y salía de contra.

    Superar los problemas que presenta el rival es labor del técnico, por algo se lo llama estratega. Cuando el partido se complica uno espera que quien está sentado en la banca haga algo para cambiar la situación, que tenga previstos varios escenarios posibles y actué de acuerdo a su preparación del partido y conocimientos del rival y sus jugadores. Bueno, con Ivo Basay esto es pedir demasiado.