Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    20.02.2014

    Luces y sombras del nuevo estadio Elías Figueroa Brander

    playaancha
    (Por Juan Enriquez González)

    El 19 de febrero de 2013 será un día difícil de olvidar para todos los wanderinos, después de 15 meses de espera se volvía a Playa Ancha. Sin embargo, se volvía a un estadio totalmente nuevo, aunque al parecer los problemas del viejo recinto se niegan a morir.

    Partiendo con lo positivo, en primer lugar debemos destacar la tremenda infraestructura con la que hoy cuenta la ciudad, un recinto de primer nivel para la práctica del fútbol y el atletismo. Para los hinchas de galería la visión mejora notablemente gracias a la inclinación de las tribunas y a que éstas ahora se encuentran pegadas a la pista de recortán. Así, ahora sí se puede ver lo que pasa en el arco del frente. Además de la visión se cuenta con comodidad, un estadio con butacas individuales en todos sus sectores a los que se puede llegar por diversos accesos y escaleras, recordemos que el antiguo estadio contaba con apenas una puerta por tribuna y escaleras diminutas que prácticamente nadie utilizaba.

    La iluminación es un tema que llega a impresionar para aquellos que conocimos el antiguo estadio. Anoche, en un primer momento, se prendieron la mitad de los focos de cada torre de iluminación, y sin exagerar, estos iluminaron más que la totalidad de las torres del antiguo estadio, ni hablar cuando estuvieron las torres de iluminación funcionando a plenitud. No solo se ilumina la cancha, sino que también las graderías, sector que antes quedaban en total oscuridad.

    Y por supuesto es digno de destacar la presencia del público caturro ayer en Playa Ancha, más de 20 mil personas que  llegaron a la inauguración de su nueva casa, copando prácticamente todos los sectores del estadio. De hecho, los únicos claros fueron las entradas que no se pusieron a la venta. Porque pese a los altos precios y la bronca que existe por parte del hincha con la dirigencia y el cuerpo técnico, el wanderino acudió en masa, porque los deseos de reencontrarse con Playa Ancha eran más fuertes que cualquier otra cosa. Así, el S-A-N previo al inicio del partido, así como la entonación del himno del club fue algo emocionante para todos los asistentes, recordando tantas vivencias y anécdotas en el viejo recinto. Era como en los viejos tiempo.

    Pero no todo puede ser bueno, al menos en Santiago Wanderers es difícil que así sea.

    En orden cronológico podemos dar como primer problema el de los accesos, la reja perimetral que cierra el estadio cuenta con apenas una puerta por sector, provocando las mismas aglomeraciones de antaño en el ingreso y la salida de los hinchas. Sirve de poco contar con más de cinco accesos por tribuna si es que se antepone una barrera que de todas formas ralentiza el ingreso y la salida de los hinchas, mal la organización.

    Mal el no prever situaciones complicadas, por ejemplo el hecho de que alguien cortara una llave de paso dejando sin agua a gran parte del estadio, provocando problemas en los baños. Por otro lado el hecho de que hinchas pasaran por el sector más alto del estadio para cambiarse de galería resulta peligroso para su seguridad y también para el club, un accidente puede resultar en la clausura del estadio, hay que prever esas situaciones.

    Será un nuevo estadio pero el descriterio de carabineros no cambia, porque fue innecesario mandar fuerzas especiales al medio de la galería cuando no había necesidad de ello, solo generó una pelea que terminó sacando hinchas del estadio por la situación ¿La familia de vuelta a los estadios? La acción de ayer por parte de carabineros, prepotente y provocadora, terminó sacando familias del estadio. Por una bengala armaron escándalo, el encargado de dar las órdenes ayer o no sabe cómo funcionan los estadios o simplemente quería divertirse un rato.

    De la parte futbolística no vale la pena hablar, sería repetir lo mismo desde que Ivo Basay fue ratificado como director técnico de Santiago Wanderers, una sub-23 le dio un toque al Decano. Para lo anecdótico queda que Gastón Cellerino marcó el primer gol del nuevo Playa Ancha por Santiago Wanderers y que la primera tarjeta amarilla fue para el ídolo y capitán Moisés Villarroel.

    Es un estadio espectacular, volver a casa fue emocionante, pero queda mucho para decir que tenemos un espectáculo de primer nivel. El escenario está pero debe gestionarse de buena forma para que los hinchas puedan disfrutar de el en su plenitud.